La Palabra del Domingo

DOMINGO 33   Mc 13, 24-32          18/11/2018

Estamos en la recta final para terminar el año litúrgico, que será el próximo domingo con la fiesta de Cristo Rey.

Al leer el evangelio hoy, netamente apocalíptico muchos caeremos en la cuenta de que está hablando de los últimos tiempos, pero esperanzador.

En nuestro mundo nada es eterno, todo es perecedero, Jesús quiere que tangamos conciencia de ello, pero que no seamos alarmistas. Nadie sabe la fecha, ni cómo será.

Pero es seguro que llegará, para ello pone el símil de la luna y el sol, que se apagarán y todo quedará en la oscuridad, pero todo volverá a resurgir, porque el Hijo de Dios, Cristo resucitado llenará de luz viva y resucitada a toda la humanidad.

Quizás nos cueste creer lo que en este evangelio se nos dice, pero Cristo ya lo sabía, y por ello, nos sigue animando para que no nos dejemos vencer por falsas ilusiones, para que sigamos trabajando como hasta ahora, por mundo más justo, más solidario, más lleno de amor y donde todos nos sintamos hermanos.

No nos dejemos engañar por  personas que anuncian el final de los tiempos, que pongan fecha y hora, eso sólo lo sabe Dios y lo único que debemos hacer nosotros como buenos cristianos es estar preparados, estar vigilantes y seguir construyendo nuestra vida y compartiéndola con los demás.

¡Buena semana! Sonrían, compartan y disfruten la vida.