Mes de Diciembre Primera Semana

El evangelio es una buena noticia que cambia el mundo (Le 1, 1-4).

El evangelio no es el fruto de razonamientos o de pensamientos humanos; nace de acontecimientos verificados entre nosotros, como escribe Lucas. Se trata de las palabras y de los gestos realizados por Jesús de Nazaret. Estos "acontecimientos" se han convertido en evangelio, es decir, en buena noti­cia para el mundo entero, también para nosotros. Por lo tanto, el evangelio es una palabra viva que continúa hablando: es una buena noticia también para nuestro tiempo. La buena noticia es que con Jesús ha aparecido en la vida de los hombres la misericordia de Dios. El rostro de Jesús es el rostro misericordioso del Padre. Cada generación está llamada a confrontar con esta noticia, a re escucharla para extraer fuerza, luz, apoyo, compañía. Dirigiéndose a Teófilo, el evangelista quiere entregarle esta noticia para que se difunda en todo mundo. Ella ha llegado hasta nosotros. Todo aquel que ama al Señor o lo busca con un corazón sincero encontrará en ella la respuesta radical al sentido de la vida. Si nos acercamos a estas páginas redescubriremos la misma fuerza que emanaba del encuentro directo con Jesús. Podríamos decir, en efecto, que el evangelio nos hace contemporáneos de Jesús de Nazaret.

EN LA MESA. ¿Cuál es el episodio de la vida de Jesús que más te gusta? ¿Por qué? Narrémoslo mutuamente...