DOMINGO 15 DURANTE EL AÑO         Mc. 6, 7-13

Prestemos mucha atención al mensaje de las lecturas de este domingo. Somos enviados a profetizar a nuestro pueblo como el profeta Amós, como Pablo, como Jesús. Jesús envía ahora en misión a los que convocó para que estuvieran con él; los envía de dos en dos y en la mayor austeridad, pero van con la autoridad del Maestro para vencer los males que afligían a la gente.

Los cristianos de hoy somos enviados a luchar contra todas las formas del mal. Somos enviados con las alforjas ligeras de carga y con la fuerza del Evangelio; radicales en el desprendimiento e inmersos en todas las culturas, para anunciar al Dios de todos los pueblos; con palabras y con acciones. Llevamos un tesoro en las manos que no puede ser impuesto, sino solo acogido. Y ofreceremos gratis lo que gratis hemos recibido.

Enviados por Jesús, somos mensajeros del Reino con el mismo gesto que el Maestro, con su mismo estilo de vida, con su mismo modo de mirar el mundo. ¡Que llevemos también su mismo Espíritu!