Oratorio

Oratorio Salesiano es la manera como se conoce a la experiencia juvenil educativa e informal inspirada en el sistema preventivo y en la persona de Don Bosco. Éste puede estar dentro de una obra salesiana o no tener nada que ver con ella de manera directa con tal de estar inspirado en los valores salesianos. La palabra "oratorio" en castellano suele crear confusiones porque fue tomada directamente del italiano por los primeros salesianos misioneros que llegaron a España e Hispanoamérica hacia finales del siglo XIX. Si se carece del contexto salesiano, se entiende como "lugar para hacer oración", "capilla", "ermita" u otras cosas similares. Por esta razón se utiliza como "Oratorio Salesiano" o "Centro Juvenil Salesiano". Existen diferentes modalidades de oratorios salesianos: desde los oratorios diarios a los oratorios festivos o de fines de semana. También hay oratorios estivales o de vacaciones, oratorios transitorios y otros de acuerdo a las circunstancias de tiempo y espacio. El objetivo del oratorio salesiano es el de cumplir con los deberes religiosos y divertirse honestamente. El primer oratorio salesiano fue fundado por Don Bosco en Turín (Italia) y ha sido introducido por los salesianos, salesianas, exalumnos de Don Bosco, cooperadores salesianos, miembros de la Familia Salesiana y simpatizantes del Sistema Salesiano en general en los países en donde estos han hecho presencia en favor de la juventud más necesitada o en riesgo. A los jóvenes que participan activamente de un oratorio salesiano se les conoce como "oratorianos".

Le preguntamos algunos animado­res ex animadores que significaba el oratorio para ellos. Y nos dijeron...

El Oratorio de hoy para mi es el «Patio de Dios». Es juego, es risa, es enojo, es encuentro, es diferencia, es crecimiento, es abrigo, es mate. Es el lugar que Dios eligió como patio de su Reino y donde nos espera, nos busca y nos encuentra. Un patio de búsqueda profunda y sincera. (Manu Vaca)

Siempre creí que el Oratorio era ese ambiente en el que uno era un poco más feliz… y como decía Don Bosco… «un poco más santo». Con el tiempo fui descubriendo que es un estilo de vida. Una forma de decirle a Jesús que lo seguimos a donde Él fuere.(Sabri Hernández)

Es un tiempo y espacio de real encuentro con los chicos, donde la oración se hace vida. (Mauro Role)

Oratorio200anos