En una hermosa jornada,  el sábado pasado, hemos tenido la alegría y la gracia de haber participado y acompañado a un grupo de jóvenes y adultos, en la recepción del sacramento de la Confirmación.

Fue una celebración muy sentida,  muy devota, en la cual se notó casi visiblemente la presencia del Espíritu Santo. El fervor, el canto y toda la ceremonia nos hizo gozar un momento de cielo.

Muchas gracias a todos los que hicieron posible, catequistas, músicos y principalmente los confirmandos.

Sólo desearles que esta hermosa experiencia del Espíritu los acompañe a lo largo de sus vidas,  y les conceda paz, serenidad, generosidad y una alegría que brota desde el corazón.

La bendición de Dios padre, nuestra Auxiliadora y Don Bosco derramen gracias en todos ustedes y sus familias. Un abrazo en el Señor.

VEA AQUÍ LAS FOTOS