SEMANA SANTA 

JUEVES SANTO


cenajueves

Lo que me dice

Jesús simplifica y amplifica a la vez la dimensión de la autoridad, el poder, el mandar, el organizar, el animar con la imagen concreta del servicio hecho acción en el lavatorio de los pies de los apóstoles. Es un ícono que nos ayuda a practicar seriamente el Evangelio.

 

No hacen falta palabras para ejercer el servicio comunitario y fraterno. Solo es cuestión de atarse una toalla a la cintura, llenar un balde con agua y lavar uno por uno los pies de nuestras hermanas y hermanos. Es un mensaje claro y sin posibilidades de error que deberíamos recordar diariamente para aquellos que nos gobiernan y para aquellos que obedecemos. Recíprocamente.

En la vida de Juan Bosco esta imagen del servicio tiene forma de educación y evangelización de la juventud pobre y abandonada. Gestos y acciones (no muchas palabras) que están en nuestro origen y que hoy tenemos que actualizar y ofrecer a los jóvenes.

Lo que le digo
Jesús, servidor del ser humano
ayúdame a practicar mi entrega personal a los demás
con una actitud callada, sin propaganda.
Así como lo hacía Don Bosco
.

  LAVATORIO DE LOS PIES

VIERNES SANTO


caminocalvario

Lo que me dice

Jesús comparte el pan con sus amigos.
- Jesús sufre la traición de un ser querido.
- Jesús derrama su sangre antes de llegar a la cruz.
- Jesús pasa de «mano en mano» con la autoridad de turno.
- Jesús dice la verdad porque él es la Verdad.
- Jesús es la oveja muda camino al matadero.
- Jesús carga con su cruz y con la cruz de todos nosotros.
- Jesús sufre mucho hasta la muerte para salvarnos.
- Jesús nos ama infinitamente.

 

Lo que le digo
Seguimos contemplando la cruz.
Pero ya estoy crucificado con Jesús.
Dame esa gracia, Señor.

    CELEBRACIÓN DE LA CRUZ



PASCUA de RESURRECCIÓN


resucitado

Lo que me dice

El sepulcro vacío es un signo de la resurrección de Jesús. María Magdalena pensó en el robo del cuerpo de Jesús. Y allá fueron, al sepulcro, en carrera los apóstoles Pedro y Juan. Juan llegó primero por la agilidad juvenil. Pero no entró por respeto. Después llegó Pedro. Entró y comprobó.
El texto agrega que luego entró Juan vio y creyó. Ambos tuvieron la experiencia del sepulcro vacío que los llevó más tarde a releer la Escritura para comprender definitivamente estos sucesos. Jesús debía resucitar de entre los muertos y ellos debían profundizar esta verdad. En nuestra vida de fe también corremos, vemos, comprobamos y creemos. Estamos dentro de una familia, la Iglesia, que sabe leer la Escritura para vivir definitivamente el Evangelio. En este ambiente del Nuevo Testamento también crecemos con la fe los Apóstoles y no dejamos de leer la Palabra.

Lo que le digo
Sentirme miembro de la Iglesia
me lleva a estar atento 
en la fe de nuestros antepasados
y en la lectura orante
de la Palabra de Dios. 

    CELEBRACIÓN SOLEMNE del Sábado Santo